La innovación colaborativa llega también en el sector porcino / Miguel Ángel Comín

oye-closed - 24 Jun, 2019

Miguel Ángel Comín Candial
PORCINNOVA
Departamento de Desarrollo de Negocio 
Parque Científico Tecnológico Aula Dei
macomin@pctad.com

El objetivo de los gestores de innovación tiene que ser conseguir la tan difundida transferencia de tecnología al mercado, o lo que es lo mismo, transferencia de tecnología a la sociedad y las personas. La imprescindible Investigación científica no terminaría de cumplir sus objetivos si no somos capaces de acompañarla con estrategias de innovación para facilitar respuestas prácticas a las necesidades planteadas por la sociedad y las personas.

Parece algo obvio que este proceso de transferencia necesita de la colaboración de múltiples agentes, entidades y personas. Pero durante mucho tiempo ha prevalecido en el ámbito de la innovación y los negocios la máxima de: “el conocimiento es poder”; y se ha tratado de mantener ese conocimiento lejos del alcance de los demás para conseguir ventajas competitivas permitieran una posición de privilegio frente a nuestros competidores.

Afortunadamente hace algún tiempo esta tendencia empezó a cambiar, y se empezó a hablar de la Innovación Abierta, a principios de los años 2000 si hacemos caso a la Wikipedia que identifica al Profesor estadounidense Henry Chesbrough como responsable de acuñar el término Open Innovation en diferentes artículos académicos y publicaciones en aquel año.

En paralelo, y tras el rápido crecimiento de algunas empresas surgidas en un garaje con el trabajo de un reducido grupo de jóvenes, surge el fenómeno de las Startup o empresas de nueva creación con una base tecnológica que permite una rápida escalabilidad de un modelo de negocio. Y se empieza a hablar también de conceptos como Innovación Colaborativa y Co-creación, y se empieza a abrir el ecosistema innovador de empresas, universidades y centros tecnológicos al ecosistema emprendedor.

Estas teorías de gestión de la innovación, relacionadas con los estudios de organización empresarial e industrial, dan lugar a diferentes herramientas que bien aplicadas han dado lugar a importantes casos de éxito en diferentes sectores, todas ellas con sonoros nombres o acrónimos en inglés:

  • Business Model Canvas, una metodología para definir como hacer dinero en una actividad empresarial, más cualitativa que cuantitativa, fijándonos en los diferentes elementos que definen en negocio.
  • Design Thinking, un conjunto de herramientas para diseñar productos o servicios poniéndonos en el lugar del cliente objetivo,
  • Lean Startup, otra serie de herramientas para testear la viabilidad de una tecnología, un producto o un servicio, a base de realizar diferentes series de prototipos partiendo de pruebas o experimentos muy sencillos.
  • Agile, diferentes metodologías para organizar el trabajo en equipos u organizaciones fijando objetivos a muy corto plazo e incrementales.
  • Hacking, técnicas para enfrentar un problema y tratar de resolverlo desde un enfoque disruptivo totalmente distinto al habitual en un ámbito o sector.

El éxito de algunas empresas aplicando estas metodologías ha hecho que grandes corporaciones internacionales creen dentro de su organización grupos de trabajo o departamentos que se encarguen de aplicarlas; o, de buscar esas empresas externas tipo Startup que les permitan incorporar a sus carteras nuevos productos y servicios que complementen su oferta. Y se habla del Intra-emprendimiento y Corporate Venture.

Dentro de estas dinámicas surge también los conceptos de Incubación de empresas y Aceleración de negocios, para ayudar a estos emprendedores promotores de nuevas empresas a crear una mínima estructura empresarial y acelerar esos procesos de diseño y comercialización de nuevos productos o servicios.

Estos conceptos, metodologías se llevan aplicando bastante tiempo en diferentes sectores con bastante éxito, Telecomunicaciones, Aeronáutico, Energía, Automoción, Financiero, etc.

Velocidad innovación requerida por sectores. Referencia adopción herramientas aceleración de negocio por sectores.

Y ahí encontramos ejemplos más o menos cercanos como Wayra del Grupo Telefónica, enel x del grupo enel del que forma parte ahora ENDESA, Santander X de Banco de Santander, Lanzadera de Juan Roig máximo accionista de Mercadona, y un largo etcétera.

Pero también más recientemente en el ámbito agroalimentario. Vemos ejemplos como Sprout Accelerator, Food Start Tech, TERRA a nivel internacional que cuentan con la participación de grandes corporaciones como DANONE o Coca-Cola, u ORIZONT promovida por SODENA, Sociedad de Desarrollo de Navarra, algo más cerca.

Y a finales de 2018 nace la primera aceleradora en Europa, y muy probablemente del mundo, de empresas de alta tecnología del sector porcino PORCINNOVA Incubadora de Alta Tecnología en Sector Porcino, una iniciativa promovida por la Fundación Parque Científico y Tecnológico Aula Dei y el Centro de Investigación y Tecnologías Agroalimentarias de Aragón, financiado por la Unión Europea y Gobierno de Aragón, que se centrará en identificar y seleccionar en el ámbito del ecosistema emprendedor español y europeo, aquellos emprendedores, o empresas, llamémoslas startups, spin off, spin out, o simplemente PYMEs, que estén desarrollando tecnologías, nuevos productos y servicios aplicables al sector porcino, ayudarles a poner en marcha nuevos proyectos empresariales desde su programa de incubación, y a validar tecnologías y modelos de negocio innovadores en su programa de aceleración para que puedan llegar hasta el mercado.

Logo PORCINNOVA

Como vemos son muchas las teorías, metodologías, herramientas que nos permiten poner en marcha estrategias de colaboración en el ámbito de la innovación, pero no olvidemos cual es la ventaja fundamental de todas ellas, compartir y reducir riesgos:

  • Riesgos económicos, al compartir costes y recursos.
  • Riesgos de mercado, que nos pueden dejar fuera de un mercado por no dar respuesta a tiempo a las nuevas necesidades que se van planteando