Herramientas para gestionar el agua de riego en escenarios de cambio climático / Jesús Ollés

oye-closed - 12 Jun, 2019

Jesús Ollés Grúas
    Agricultura Técnica y Desarrollo Rural S.L
jesolles@agriculturatecnica.es

Es difícil de imaginar un sector productivo donde las tecnologías no hayan hecho su aparición y hayan aportado beneficios y el agrario no está siendo una excepción y el nuestro no es una excepción. Podemos ir borrando el estereotipo de un agricultor que no sea un profesional. Ya en este momento una buena parte de los agricultores se han transformado en empresarios y están utilizando todas las oportunidades que tengan a su alcance para rentabilizar sus explotaciones, incluidas las nuevas tecnologías. Eso sí, cuando estén maduras y su precio sea competitivo y el beneficio económico compense la inversión.

En este inicio de siglo XXI los ejemplos de modernización entre los agricultores cada vez son más y una nueva generación está ya al frente de explotaciones. Esta generación ya utiliza las nuevas tecnologías. Internet y los teléfonos inteligentes les están proporcionando información muy útil para su gestión.

Por otro lado, los grupos de cooperación del PDR 2016-2020 nos están abriendo la puerta a la posibilidad de transferir tecnologías al sector que de otra manera necesitaría de más tiempo y elevados esfuerzos de comunicación. También pueden ser la punta de lanza que permita cribar las tecnologías más útiles para el sector de las que pueden necesitar de más tiempo para alcanzar su madurez.

En nuestro caso, desde agricultura técnica y desarrollo rural s.l, hemos participado en el grupo denominado “manejo eficiente del riego mediante la monitorización con sondas de humedad y teledetección” vinculado a la aplicación de las nuevas tecnologías, sensores remotos y la conectividad que permite hoy en día internet. (La información detallada sobre el proyecto se encuentra en https://www.sondashumedadregadio.es/)

La innovación potencial del Proyecto se enfoca en la monitorización del suelo y planta mediante sensores para mejorar la gestión del regadío de manera que se generen sistemas agrícolas más eficientes y medioambientalmente sostenibles. 

De todos los parámetros monitorizables mediante sensores, uno de los que proporcionan más información y que al mismo tiempo cuenta con tecnología asequible y fiable para la obtención de datos, es la humedad del suelo. El objetivo es monitorizar las reservas de agua que hay en cada momento dentro de la zona radicular y el ritmo de absorción de agua por parte del cultivo.  La utilización de sensores de humedad para controlar la cantidad de agua (contenido volumétrico: m3 de agua/m3 de suelo) resulta interesante para mejorar la gestión del riego, ahorrar energía y también para evitar pérdidas por percolación de fertilizantes puesto que nos permiten conocer la siguiente información.

Así pues, mediante la instalación de 15 sensores de humedad en la Comunidad General de Regantes de Bardenas y 11 sensores en la Comunidad de Regantes de Mequinenza (los dos socios beneficiarios del proyecto) se han monitorizado, entre otros, los siguientes eventos:

  • Ritmo y profundidad de absorción de agua por la planta.
  • Situaciones de estrés hídrico.
  • Balance de agua en el suelo.
  • Movimiento del agua en el perfil.
  • Problemas de infiltración, capa freática y escorrentía.

Y todo lo anterior aparece como de vital importancia en un momento en el que nos encontramos con alarmantes variaciones en el régimen de lluvias (el inicio seco de esta primavera 2.019 ha mantenido a los agricultores del regadío en vilo) y los golpes de calor pueden afectar a la producción, como hemos comprobado en los veranos de 2.016 y 2.017.

 

Imagen del equipo transmisor de la información de los sensores de humedad instalado en campo sembrado con maíz. Sos del Rey Católico (Zaragoza).

Y como muestra un botón, tal y como detallamos en el artículo “Sensores de humedad para el riego eficiente. Resultados en maíz y alfalfa.” publicado en el blog del proyecto nos encontramos con las siguientes lecturas de los sensores de humedad:

Lecturas de los equipos de humedad. La recta de color verde se corresponde con Capacidad de Campo y la recta de color marrón con el Punto de Recarga.

La variabilidad en el régimen de precipitaciones (se partía de una alta humedad del suelo como consecuencia de tormentas a inicios del mes de junio) con un golpe de calor a mediados de mes trajo consigo una disminución de la humedad del suelo a pesar de las dosis de riego aportadas. Afortunadamente, las tormentas de finales de mes junto con el riego aportado llevaron la humedad del suelo por encima de PR (punto de recarga).

Es importante tener en cuenta que los períodos sensibles de desarrollo de cultivo del maíz, como la floración y el llenado de granos temprano, tienen lugar cuando las plantas están más susceptibles a las situaciones estresantes, por ejemplo, luz, agua o nutrientes insuficientes. Por tanto, en este tipo de suelos es muy importante controlar que la humedad no descienda del punto de recarga.